Con un taller de dos sesiones vía Zoom dirigido a catequistas, y abierto a todo agente pastoral, la Iglesia de Aysén dio a conocer las opciones, contenidos y metodología del nuevo programa de primera comunión y confirmación para la Patagonia aysenina.

Noventa participantes se conectaron en la primera sesión del taller. La bienvenida la dio el nuevo encargado vicarial del Área de Evangelización y Catequesis, el diácono Víctor Jiménez, para luego dar la palabra al padre Obispo Luis quien animó y presentó los contenidos del nuevo programa.

Esta nueva propuesta plantea para la primera comunión la edad de 7 años y para la confirmación la de 12, con una duración de 1 año para la preparación de cada sacramento.

Consultado sobre el origen y discernimiento de este cambio el padre obispo Luis respondió que “vimos que la catequesis familiar en la práctica se había debilitado enormemente en la trasmisión catequética de los papás a los niños”.

“También —agregó— se consideró que el cambio de edades es sumamente importante porque en ese período, niños de 7 u 8 años, tienen mucha sensibilidad para la dimensión espiritual y religiosa. Se dan muchas situaciones en que los mismos niños son evangelizadores de los padres. Cuando ellos se adentran en el mensaje de Dios exigen que los papás participen más y les ayuden su camino de fe”.

“A esa edad —puntualiza el pastor de Aysén— los sicólogos indican que es un tiempo decisivo incluso para la vocación y el futuro de la persona. Y es por eso que entre las propuestas metodológicas que se plantean esta también dar a conocer vidas de santos como ideales de vida para los niños y adolescentes”.

“Esta reflexión —dijo por último el padre obispo— la estamos haciendo con varios obispos, sobre todo del sur de Chile, y en la última reunión de la Conferencia Episcopal presenté este nuevo programa de catequesis”.

Esta renovada iniciativa ya está siendo aplicada como “piloto” en algunas comunidades cristianas de la región de Aysén con resultados positivos, y se irá implementando y adaptando a la realidad de cada lugar en el contexto de la actual pandemia.

En la próxima, y última sesión, a cargo de los hermanos y hermanas del Movimiento Manquehue, de la comunidad San José de Mallín Grande, se abordará la “arquitectura” del nuevo programa y la metodología propuesta (fichas para cada tema) para aplicarlo exitosamente en el camino de fe y encuentro con el Resucitado de los niños, niñas y adolescentes de la región de Aysén.

El contenido y metodología de esta renovada catequesis estará disponible desde esta semana   en el sitio web y canal Youtube del Vicariato Apostólico de Aysén.

By Editor