Durante la mañana del 18 de enero en una aeronave de la FACH, llegaron las dosis de la vacuna SARS COV 2 a la región de Aysén, dando inicio al servicio de custodia y control de la vacuna Pfizer por parte del personal de la Policía de Investigaciones de Chile en Aysén, quienes custodiarán y fiscalizarán junto a personal de salud, y con apoyo de Carabineros de Chile, el proceso de vacunación de la Red Asistencial de Aysén y otras entidades contempladas en este tramo desde La Junta hasta Villa O’Higgins.

Junto a autoridades de la Intendencia Regional, Seremi de Salud, Servicio de Salud, Carabineros, Dirección General de Aeronáutica, personal FACH de la base aérea Balmaceda, entre otros, el Jefe de la Región Policial de Aysén, Prefecto Jorge Valdés, acompañado por detectives de la PDI Aysén recibió por parte de la Fuerza Aérea de Chile el cargamento con las dosis de vacunas para el personal de salud de la región.

De acuerdo a lo detallado por el Jefe de la Región Policial de Aysén, Prefecto Jorge Valdés, este plan de acción responde a la “Estrategia de Seguridad Vacuna COVID-19”, implementada por las máximas autoridades de nivel central, requiriendo a la PDI el control y fiscalización del proceso de vacunación en el territorio nacional, a fin de contener potenciales amenazas reportadas desde la OMS a la OCN Interpol, respecto de procesos en otros países, como por ejemplo, delitos de adulteración, robo, falsificación de fármacos, entre otros.

“Nuestro trabajo contempla toda la trayectoria de las dosis, escoltando el traslado desde el punto de origen, su distribución, administración y desecho final”, explicó el Jefe Regional, enfatizando que este último punto es para evitar que los envases o etiquetas se usen para delitos. “Queremos garantizar un proceso seguro para evitar cualquier tipo de fraude que pueda poner en riesgo la vida de las personas y la sociedad”, enfatizó el Prefecto Valdés.

Cabe destacar que Interpol emitió una alerta a sus países miembros, la que describe la posible actividad delictiva en relación a la falsificación, el robo y la publicidad ilegal en torno a las vacunas contra el Covid-19, también se refiere a cómo organizaciones criminales planean infiltrarse o interrumpir las cadenas de suministro, y la posibilidad de que se genere producción y distribución de kits de prueba falsos y no autorizados por la autoridad sanitaria.

Ante esa necesidad, la PDI elaboró la estrategia que permitió determinar los principales riesgos para las distintas fases: origen, transporte, recepción, transporte, almacenamiento y distribución de las vacunas. Así, a nivel regional, la PDI elaboró en coordinación con los equipos especializados de la Seremi de Salud, y con apoyo de Carabineros en la escolta y seguridad en los puntos de vacunación, un plan conjunto que permitió determinar los principales procesos logísticos y de seguridad desde su distribución y administración a los distintos lugares asignados, incluidas las localidades más lejanas como La Junta, Villa O’Higgins, Isla Melinka, Puerto Aguirre y Caleta Andrade, con apoyo de la Armada de Chile.

“Es fundamental el apoyo y cooperación de la comunidad ante la aparición de ofertas fraudulentas en torno a este proceso, hacemos un llamado a denunciarlas oportunamente de manera anónima y segura a través de la PDI”, puntualizó el Jefe Regional, ya sea desde el sitio web de la policía, a través de la Brigada Investigadora de Delitos del Medio Ambiente y Patrimonio Cultural Aysén o el WhatsApp +56 9 3862 2222 o +56 9 6587 8300.

A nivel regional, “las vacunas se distribuirán en todos los recintos de salud de la región de Aysén y como PDI tendremos un gran despliegue a nivel regional, con oficiales de control de vacunación y oficiales custodios de insumos, para asegurar un proceso confiable y eficiente en este primer proceso de vacunación en la región”, finalizó el Jefe de la PDI Aysén, Prefecto Jorge Valdés.

By Editor

Leave a Reply

Your email address will not be published.