Tras reunirse con algunas de las autoridades de la región, el Jefe de la Región Policial de Aysén de la Policía de Investigaciones de Chile, Prefecto Jorge Valdés, constató algunas de las principales preocupaciones a nivel regional, una de ellas la contaminación ambiental.

En primera instancia, la máxima autoridad comunal de Coyhaique, el alcalde Alejandro Huala, planteó al nuevo jefe regional la situación sobre algunos focos de contaminación en la comuna, iniciando un trabajo coordinado para abordar esta problemática a nivel local. Asimismo, esta situación preocupa también a las autoridades de Puerto Aysén, donde también se han registrado casos que repercuten en el bienestar de la comunidad.

A nivel regional, la PDI cuenta con una unidad especializada dedicada a investigar todos los hechos que involucren al medio ambiente, sancionados por el Código Penal, la Ley de Pesca y Acuicultura, la Ley de Bosques y de Recuperación del Bosque Nativo, la Ley de Caza y su Reglamento y la Ley de Monumentos Nacionales, se trata de la Brigada Investigadora de Delitos del Medio Ambiente y Patrimonio Cultural (BIDEMA) Aysén.

Sobre los hechos relacionados a la contaminación del entorno, cabe destacar que existe una distinción entre botar basura y la contaminación ambiental, la primera es una falta y la segunda corresponde a un delito.

El vertido de basura está penado en la Ley N°20.879 que sanciona el transporte de desechos hacia vertederos clandestinos, donde se establece que se sancionará con multa a quien transporte, conduzca, traslade o deposite basuras, desechos o residuos de cualquier tipo en vertederos, depósitos o rellenos sanitarios clandestinos o ilegales, del mismo modo al que mantuviere, administrare, operare o explotare los sitios antes señalados.

Si las basuras, residuos o desechos fueren tóxicos, peligrosos, infecciosos, corrosivos, combustibles, inflamables o pusieren en grave riesgo la salud de la población o el medio ambiente, la pena se podrá elevar. Del mismo modo, se considerará como agravante de este delito la realización de actos de agresión, obstrucción o entorpecimiento de las actividades de fiscalización de las autoridades competentes.

Por su parte, el delito de contaminación está contemplado en la Ley N°18.892, Ley General de Pesca y Acuicultura, donde se establece que se sanciona al que introdujere o mandare introducir en el mar, ríos, lagos o cualquier otro cuerpo de agua, agentes contaminantes químicos, biológicos o físicos que causen daño a los recursos hidrobiológicos, sin que previamente hayan sido neutralizados para evitar tales daños. Si se procediere con dolo, además de la multa, se aplicará presidio menor en su grado mínimo.

En ese sentido, cuando existe contaminación de las aguas, representando un riesgo a la salud de la población o el medio ambiente, interviene el trabajo especializado de la BIDEMA.

En la región de Aysén, durante el año 2020 se han realizado tres denuncias relacionadas a este delito, una más que durante el año 2019. En cuanto a las investigaciones, durante el 2020 no hubo órdenes de investigar relacionadas a la contaminación ambiental, no obstante, sobre la contaminación establecida en la Ley de Pesca existen nueve investigaciones en curso, trabajo en conjunto con el Ministerio Público.

Sobre la inquietud que afecta a distintos puntos de la región, el Jefe Regional de la PDI, Prefecto Jorge Valdés, enfatizó en la importancia de abordar las temáticas de interés de la ciudadanía, señalando que “conocemos la preocupación que genera esta problemática, tanto en Puerto Aysén como en Coyhaique, y nuestra labor como Policía de Investigaciones es dar lo mejor de nuestro trabajo para esclarecer los hechos y entregar todos los antecedentes al Ministerio Público para que logremos investigaciones de calidad y buen sustento”, enfatizó

Además, el Prefecto Valdés puntualizó que la PDI está abierta a participar con las distintas instituciones vinculantes para aclarar los hechos relacionados a la contaminación del medio ambiente y realizó un llamado a denunciar aquellas situaciones que revistan un riesgo para la salud de los habitantes de la región y la protección del medio ambiente, “estamos llanos a recibir denuncias y potenciar desde nuestro ámbito investigativo el esclarecimiento de los hechos de contaminación ambiental para la tranquilidad de la comunidad, perseguiremos a quienes cometan estos delitos”.

Para investigar estos ilícitos, la BIDEMA cuenta con oficiales policiales con profesiones afines al área investigativa y certificados con la especialidad que dicta la PDI, trabajando en forma coordinada con peritos de los diferentes Laboratorios de Criminalística a nivel nacional para el análisis científico – técnico de las evidencias levantadas en los sitios de suceso.

Desde la PDI llamaron a denunciar casos de contaminación ambiental en cualquier cuartel policial en la región, ya sea en Coyhaique y Puerto Aysén, para iniciar el proceso investigativo correspondiente, en coordinación con el Ministerio Público, para aclarar estos hechos.