Siniestro afectó a un proyecto de crianza y conservación de ñandúes y consumió aproximadamente 1.500 hectáreas de terreno en Cochrane

En un trabajo colaborativo y multidisciplinario dirigido por el Ministerio Público, la Policía de Investigaciones de Chile, junto a otros servicios como Bomberos, Carabineros y Conaf, desde el inicio del siniestro se encuentra indagando las causas del origen del incendio en el Parque Nacional Patagonia, que afectó a un proyecto de crianza y conservación de ñandúes y consumió aproximadamente 1.500 hectáreas de terreno en Cochrane.

La Fiscalía Local de Cochrane dispuso que un equipo especializado de la Brigada Investigadora de Delitos del Medio Ambiente y Patrimonio Cultural (BIDEMA) Aysén concurriera al lugar con el fin de poder realizar el trabajo en el sitio de suceso y recabar los primeros antecedentes para poder establecer si hubo o no participación de terceras personas en el inicio del incendio que afectó la flora y fauna nativa del sector.

A contar del sábado 3 de julio, los equipos especializados de la BIDEMA Aysén, tras solicitud de la fiscal Lorena Barudi, se desplegaron en la zona para realizar las diligencias investigativas que permitieran esclarecer el siniestro.

PERITAJES

Al respecto, el jefe de la BIDEMA Aysén, subprefecto Claudio Reyes, señaló que durante la jornada del lunes se sumaron los peritajes que permitirán determinar fehacientemente las causas del incendio, “el equipo investigativo apostado en el lugar, junto al Laboratorio de Criminalística Regional Coyhaique y el investigador de incendios de Bomberos, realizaron todas las pericias y trabajo en el sitio de suceso para poder establecer si es que hubo o no participación de personas en el inicio del fuego”.

Por su parte la fiscal Lorena Barudi explicó que “se solicitó la comparecencia de BIDEMA al sitio del suceso y concurrieron el sábado, con la fiscal que habla, a realizar las primeras indagaciones”.

En cuanto al origen, dijo que se inició en un puesto de protección de ñandúes, “pero se está determinando si ese origen es netamente accidental o si tiene algún elemento de dolo, negligencia o imprudencia y eso es materia de investigación aún”.

La fiscal Barudi añadió que se está a la espera de los informes de la BIDEMA y los peritajes planimétricos y fotográficos efectuados por parte del LACRIM de la PDI Aysén.

ECOSISTEMA

Además, el jefe de la unidad especializada, agregó que las causas del incendio son materias de investigación por órganos especializados, cuyos detalles serán evaluados por el ente persecutor penal, no obstante, “se trató de un incendio de tipo estructural que, posteriormente, se transformó en un incendio forestal a raíz de las fuertes ráfagas de viento que existían el viernes en la noche y el sábado en la madrugada, que alcanzaron unos 120 km/h, provocando el incendio que se propagó por diferentes partes del Parque Nacional”.

Sobre la afectación al ecosistema, flora y fauna del sector, el jefe de la BIDEMA Aysén, indicó que “las estructuras incendiadas son parte de un proyecto de crianza y conservación de ñandúes, en el cual se encontraban, al momento del incendio, siete ejemplares los que fueron liberados por sus cuidadoras cuando se percataron del incendio. Dos de ellos se encuentran con quemaduras y problemas respiratorios con su atención veterinaria correspondiente y los otros cinco se encuentran sin mayores lesiones”, no obstante, el subprefecto Reyes recalcó que el daño en este tipo de siniestros es incalculable para la flora y fauna nativa.