En un fraterno encuentro del Consejo de Pastoral, COP, del Vicariato Apostólico de Aysén se dio la bienvenida a la nueva familia que asume la responsabilidad de animar la pastoral familiar en toda la Patagonia aysenina.

Se trata de la familia Pino Navarro compuesta por Pablo(47) y Sandra(43) junto a su hija de 17 años. El padre es abogado, oriundo de Viña del Mar, y la madre, nacida en Puerto Aysén, es jefa de la unidad técnica pedagógica, UTP, del colegio Mater Dei de Coyhaique donde estudia Josefa.

Ellos asumen y renuevan el cargo de responsables vicariales de la pastoral familiar de Aysén después de 16 años de servicio de Raquel Pérez y Hernaldo Saldivia, matrimonio animador que agradeció la bella experiencia de acompañar desde la fe a la familia en la Patagonia.

Al respecto, Raquel destacó que “hace bien la renovación en la Iglesia” y que compartir este servicio la ha hecho “sentir de verdad lo que es ser un agente pastoral del Vicariato Apostólico de Aysén”. Hernaldo, en tanto, expresó: “estamos muy contentos con la labor realizada en estos años y agradecemos a todos”.

Ante esos dichos, el padre obispo Luis insistió en que “quien está agradecida es la Iglesia de Aysén; por todo el trabajo en equipo y la importancia de la pastoral familiar. Y que bueno —agregó— que tengamos nuevos responsables a cinco años de la exhortación sobre la alegría del amor en la familia del Papa Francisco. Esto nos da ánimo para una presencia fiel y alegre en el servicio al pueblo de Dios que peregrina en la Patagonia”.