Los límites a la Inteligencia Artificial, la manipulación de la información neuronal y el rol regulador de la política fueron algunos temas abordados en el debate de la iniciativa iniciada en moción de senadores.

En nuestra legislación, los órganos humanos están protegidos, no se pueden traficar y existen sanciones para quienes lo hagan. Pero ¿qué pasaría si los datos neuronales, es decir, la información que hay en nuestro cerebro, tuvieran ese mismo estatus?.

Esa es la lógica detrás del proyecto de reforma constitucional, que pretende proteger la integridad y la indemnidad mental con relación al avance de las neurotecnologías, el que fue aprobado por unanimidad por la Sala en la última sesión ordinaria, marcando así un hito histórico.

La norma iniciada en moción de integrantes de la Comisión de Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación, Guido Girardi, Carolina Goic, Francisco Chahuán, Juan Antonio Coloma y Alfonso De Urresti, fue derivada a la Cámara Baja para cursar su segundo trámite.

Cabe consignar que la citada instancia se encuentra estudiando un proyecto que ahonda en esta modificación. Éste corresponde a la propuesta sobre protección de los neuroderechos y la integridad mental, y el desarrollo de la investigación y las neurotecnología.

La norma modifica el artículo 19, número 1°, de la Constitución Política en el siguiente sentido:

“La integridad física y psíquica permite a las personas gozar plenamente de su identidad individual y de su libertad. Ninguna autoridad o individuo podrá, por medio de cualquier mecanismo tecnológico, aumentar, disminuir o perturbar dicha integridad individual sin el debido consentimiento. Solo la ley podrá establecer los requisitos para limitar este derecho y los que debe cumplir el consentimiento en estos casos.

El desarrollo científico y tecnológico estará al servicio de las personas y se llevará a cabo con respeto a la vida y a la integridad física y psíquica. La ley regulará los requisitos y condiciones para su utilización en las personas, debiendo propender especialmente al resguardo de la actividad cerebral, así como la información proveniente de ella”.