La norma debería ser votada en la Comisión de Salud la próxima semana, de manera de ser revisada en Sala esos mismos días.

Ad portas de pasar a Sala, quedó el proyecto sobre acoso sexual en las atenciones de salud. Esto luego que los integrantes de la Comisión de Salud analizaran la indicación sustitutiva presentada por el Ejecutivo en la última sesión (ver detalles de la jornada).

La norma en primer trámite, de autoría de los legisladores Carolina Goic, Jacqueline Van Rysselberghe, Guido Girardi, Francisco Chahuán y Rabindranath Quinteros, pretende velar por el respeto de la dignidad y libertad de las personas, procurando evitar y sancionar conductas de acoso sexual en contextos de atención médica.

Es decir, aquellos actos en que un profesional de la salud, por cualquier medio, realiza requerimientos de carácter sexual a un paciente, sin justificación médica; ó cuando este último atente contra un trabajador o funcionario de este ámbito.

La propuesta fue aprobada en particular por los legisladores el año pasado, pero el Ejecutivo, por medio del Ministerio de Salud (Minsal), anunció que presentaría una indicación sustitutiva. En la última sesión, la citada instancia revisó el detalle de esa redacción, la que pese haber generado consenso, se optó por estudiar estos días determinados aspectos.

Dado lo anterior, la presidenta de la Comisión, la senadora Goic adelantó que “la idea es que martes 23 aprobemos esta indicación, de manera de ver esto en Sala esa semana”.

PRESTADORES DE PRIVADOS

Los congresistas valoraron el principal cambio de la norma: se incluye a los prestadores privados debido a que en la actualidad, solo los públicos cuentan con un protocolo estricto.

La indicación precisa qué se entiende por contexto médico y se ajusta la definición de acoso sexual a circulares de la Dirección del Trabajo (DT) y el Estatuto Administrativo. La redacción alcanza de esta forma a “todo funcionario o trabajador del equipo de salud en un contexto público o privado, en el marco de un procedimiento médico, en razón de su cargo”.

Asimismo, ahora se plantea que los prestadores privados deberán elaborar un protocolo con directrices del Minsal dado que en la actualidad, se rigen por un reglamento interno que contempla multas, en el peor de los casos de acoso.