Las últimas semanas no han sido fáciles para ningún coyhaiquino. Sin embargo, para las familias con un integrante diagnosticado con Trastorno del Espectro Autista es mucho más complicado, porque deben lidiar con el confinamiento obligatorio y la falta de voluntad de muchas personas que juzgan situaciones a priori -por su desinformación- cuando coinciden en espacios públicos.

De los 16 permisos individuales que expone Comisaría Virtual para las diversas comunas que se encuentran en fase de Cuarentena el número tres es uno abocado especialmente para ‘personas con espectro autista u otra discapacidad mental’. Esto no es coincidencia, porque es la tercera necesidad priorizada después de la ‘asistencia a establecimientos de salud’ y ‘compra de insumos básicos’. A ello se suma, regionalmente, las Ordenanzas Municipales de Aysén, Chile Chico y Coyhaique sobre la exclusión del uso de mascarilla para niños, niñas y adolescentes con TEA. Un avance, sin duda.

¿Es Suficiente? La respuesta es clara y precisa: No lo es. Sobre ello le preguntamos a Pamela Alarcón, presidenta de la Asociación TEAcompañamos -que lleva tres años trabajando en la Región de Aysén- y que reúne a cerca de 50 familias.

“Todos los esfuerzos que vienen del sector público se agradecen, porque nos ayudan a visibilizar la condición del Trastorno del Especto Autista, que es parte de nuestra misión como organización. Sin embargo, estas acciones de los gobiernos comunales respecto del uso de mascarillas para personas TEA pierde efectividad cuando la ciudadanía enfrenta de una manera poco adecuada esta situación, obviamente por desconocimiento y ahí el llamado es a la empatía”, explicó Pamela Alarcón.

La alerta de la titular de TEAcompañamos se fundamenta en los incómodos episodios que han vivido los padres de la organización, en circunstancias que hacen uso del permiso diario que dispone Comisaría Virtual o en otras actividades que se han visto complicadas por la incomprensión ciudadana.

Para contextualizar, el principal problema que ha provocado la cuarentena en Coyhaique es que ha alterado la rutina de las personas con Trastorno del Espectro Autista. Si bien de marzo en adelante se vive una ‘nueva normalidad’, desde el 25 de septiembre ésta cambió radicalmente, limitando la posibilidad de salir a espacios públicos sólo dos horas al día.

“Esos 120 minutos se han vuelto los más preciados de cada jornada para cientos de familia en la capital regional. Sin embargo, los primeros días muchos padres se vieron complicados, porque la gente les manifestaba su malestar por estar en la calle, por andar paseando con sus hijos, a vista de quien desconoce la condición TEA”, manifestó Pamela Alarcón.

Sin embargo, hay otros ejemplos como cuando los niños se ven obligados a acompañar a sus padres en la realización de algún trámite imprescindible. Un caso particular aconteció en el Aeropuerto Balmaceda en donde hubo molestia de los pasajeros que iban a chequearse al ver un menor sin mascarilla. La situación también dejó en evidencia la desinformación por parte de los funcionarios de una aerolínea respecto de la normativa municipal.

A lo anterior, se suma la hipersensibilidad a ciertos sonidos por parte de las personas con TEA, quienes ven alterado su paso por bocinazos, el ruido de las motocicletas y de los cada vez más habituales tronadores, que se usan en algunos vehículos.

Desde TEAcompañamos advierten que hay sonidos urbanos que son muy difíciles de soslayar. Por ello recomiendan a la ciudadanía tener especial cuidado en plazas y espacios públicos para niños. Sin embargo, destacan el conocimiento sobre la condición del Trastorno del Espectro Autista de quienes están al frente de los controles en la ciudad: Carabineros, Ejército y Policía de Investigaciones, y esa empatía es la que se espera pueda traspasarse al ciudadano común, porque la condición TEA acompaña para toda la vida y debe ser entendida y aceptada por toda la comunidad.

Finalmente, destacaron el comportamiento de un joven de Coyhaique que encontró solo a un pequeño en la calle. Al intentar preguntarle su nombre y al no recibir respuesta subió su foto a redes sociales y se dirigió a la Comisaría más cercana, reuniendo al menor y sus padres casi una hora después. “En un segundo el niño salió y comenzó a caminar. Afortunadamente se encontró con alguien que actuó adecuadamente y lo trasladó a Carabineros. Por eso hacemos el llamado a todas las personas que, si ven a un niño o un adolescente en la calle, desorientado y al intentar comunicarse con él no hay respuesta (porque muchos son no verbales), por favor comuníquense con la autoridad para facilitar el reencuentro con sus familias”, explicó Pamela Alarcón.

Es sabido que a nivel nacional hay mucho desconocimiento sobre el Trastorno del Espectro Autista y desde TEAcompañamos están abocados a visibilizar la condición, entregando mensajes fáciles de comprender y claros para todos, porque así también se busca mitigar los efectos de la cuarentena para todos.

By Editor

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *