Leopoldo Sánchez Grunert

Ex Diputado de Aysen

La sociedad de nuestra época, está comenzando realmente a preocuparse por saber cuál es el sentido de la vida ,que es el aprendizaje y  cuales  son los procesos de cambio. Aparecen en nuestro vocabulario términos como “condicionamiento, modificación del comportamiento, estímulos  y lo que se estimula puede afectar el comportamiento y empleamos todo tipo de cosas y artilugios para modificar precisamente el comportamiento humano en diversos ámbitos. Usamos el dios dinero, la propaganda casi siempre adornada con sensaciones llenas de  sensualidad   de placer sexual hasta shocks eléctricos y torturas en los recursos más extremos, estos últimos para provocar miedo y así tener un público cautivo en base al temor.

El Doctor Albert Schweitzer dijo alguna vez :”Estamos todos juntos pero todos agonizamos de soledad” . Y,a diferencia del Dr Schweitzer,el sociólogo ruso-estadounidense Pitirim Sorokin dice:” Le  damos al amor el nombre de autoengaño, opio de la mente, necedad sin fundamentos científicos” y agrega una sentencia terrible:”Nos oponemos a todas las teorías que intentan demostrar el poder del amor en lo que respecta al comportamiento humano y a la personalidad, su influencia sobre la evolución biológica, social, mental y moral, el modo en que afecta el curso de los acontecimientos históricos y modela las instituciones sociales y la cultura. 

-Como definir al Amor entonces?¿Hay una respuesta?

 Hay quienes le escriben, quienes le cantan quienes lo esperan, quienes lo sienten, y quienes lo sueñan. 

.-Otros ven el amor como un espejo. Cuando amo a otra persona ella se convierte en mi espejo y yo en el suyo y reflejándonos en el amor de cada uno, vemos el infinito.

.-El amor constituye la única manera de entender a otro ser humano en lo más profundo de su personalidad. Por el acto espiritual del amor se es capaz de ver los rasgos y trazos esenciales en la persona amada y lo que es más ,ver también sus potencias,(Víctor Frankl, neurólogo y psiquiatra)

. Según Humberto Maturana, nada puede suceder en nosotros que no sea permitido por nuestra biología pero al mismo tiempo, nuestra biología, no determina lo que nos sucede a lo largo del vivir.

Para Platón, el amor es algo espiritual capaz de conducir el alma hacia la divinidad.

“Aunque algunos digan que el amor es cosa de poetas yo les aseguro que no hay nada más científico, biológico, antropológico y más profundamente humano que el amor, y agrega ”El amor se parece a una flor bellísima y perfumadísima  que con la simpleza de su constitución nos enseña que todos sus pétalos cuentan algo de sí misma pero que si estos pétalos no están reunidos en ella ,no son ella”.(Ricardo Cavalcani, médico y antropólogo brasileño)

Si yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles y me faltara el amor no sería más que broce que resuena y campana que toca. (corintios 13.18 a).

Hay una carta que se le atribuye a Albert Einstein ,y que su hija podía hacerla pública  a lo menos,20 años posteriores a la muerte de su padre.(nose ha confirmado su autoría) pero que, no obstante esa duda, el mensaje que entrega es formidable y nos hace pensar en que, el verdadero remedio para los grandes problemas de la humanidad es precisamente el amor.La carta dice asi:

“Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo.

Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.

Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR.

Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas.

El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El Amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El Amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El Amor es Dios, y Dios es Amor.

Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.

Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E= mc2 aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.

Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta.

Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.

Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quinta esencia de la vida.

Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta!”.

Tu padre: Albert Einstein”.

No es fácil hablar del amor y darlo como receta para los problemas de este mundo pero quizás haciendo un esfuerzo con nuestros hijos, con nuestros familiares  con los amigos, con los compañeros de trabajo,etc , tratar este tema pero en serio y hacer una esfuerzo por ser un poco más tolerantes cada día, aplicar la caridad bien entendida no confundirla con la limosna, quizás estemos dando un paso importante para ser mejores personas entre nosotros los humanos y ser dignos de vivir en este planeta maravilloso.  

By Editor

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *