03 de septiembre, 2020.- Tal como fue estipulado por el Ministerio de Energía, hasta el año 2022, el “horario de invierno” (UTC -4)  finaliza el primer fin de semana de septiembre, dando inicio al “horario de verano” (UTC -3). Es así, como este sábado 05 de septiembre a la medianoche, se producirá el cambio de huso horario y los celulares, relojes y computadores deberán adelantarse en una hora, quedando con las 01:00 horas de la madrugada.

“El régimen horario, de invierno y verano, permite aprovechar lo más posible la luz natural del sol a lo largo del año. Esto tiene beneficios directos en nuestra salud y presupuesto familiar. Nuestro cuerpo está diseñado para trabajar mejor con luz natural, además, debido al Covid estamos pasando más tiempo en nuestros hogares, por lo que funcionar con luz natural ayudará al presupuesto”, indica el Ministro de Energía, Juan Carlos Jobet.

El horario de verano  comenzará a regir este domingo 6 de septiembre y durará hasta el primer sábado de abril del 2021.  El régimen actual de cinco meses de invierno y siete meses de verano, se mantendrá sin alteración durante el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, dando tranquilidad y estabilidad a la ciudadanía.

El Seremi de Energía de Aysén,  Juan Luis Amenábar, comenta que “el horario de verano facilita las actividades familiares, sociales y recreativas en las tardes, mejorando la calidad de vida de la comunidad. Sin embargo, este año y producto de la pandemia,  el llamado para las comunas que pasan las etapas de transición y apertura, es a ir retomando nuestras actividades, pero siempre con máxima responsabilidad en el auto cuidado como uso de mascarillas y la distancia social”.

En el caso Chile Insular, Isla de Pascua y Salas y Gómez, el cambio de hora será más temprano. Para sus habitantes, el cambio se realiza a las 22:00 horas del sábado 5 de septiembre, adelantando el reloj a las 23:00 horas.  En cuanto a la región de Magallanes y la Antártica Chilena, mantiene el régimen de los últimos años con el “horario de verano” durante todo el año, tal como lo decidió la ciudadanía en 2017.

Es relevante destacar los beneficios en el ahorro de energía, especialmente ahora que las personas pasan más tiempo en casa debido al Covid 19. Hace 10 años, el gasto en iluminación representaba un tercio del presupuesto en un hogar, debido al uso de ampolletas incandescentes y de contar con menos artefactos eléctricos en los hogares. Hoy, con las nuevas tecnologías eficientes y LED, el gasto en iluminación debe representar entre un 5% – 10% del consumo de energía de un hogar, por lo que aprovechar la luz natural, es muy importante también para el presupuesto.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *